SE VENDE.

Si todo tuviese precio, todo se podría vender y comprar.

Pero afortunadamente la vida no es así, aún no hemos llegado a ese punto de mercantilismo desmedido.

La inmensa mayoría de la realidad en la que vivimos no tiene precio, pero esto no significa que no sea valiosa.

Los recursos que necesitamos para vivir no son infinitos, nos piden que nos ocupemos de ellos, que racionalicemos su uso responsable y que les dediquemos parte de nuestro tiempo.

El planeta nos exige que cuidemos su biodiversidad, nos suplica colaboración para mantener los recursos naturales, y nos agradecería infinitamente el tiempo y la atención que no le estamos dedicando.

Y nosotros, como no lo pagamos, disfrutamos todo lo que nos regala la naturaleza y nos esforzamos para que no sobre nada, malgastando y estropeando lo que no necesitamos, simplemente porque «es gratis».

Los recursos ya los tenemos, ya nos los hemos apropiado. Pero ahora queremos también la fuente de los recursos, las semillas, los yacimientos, los árboles, el agua…

Y no pararemos hasta que solo unos cuantos privilegiados cuenten en su patrimonio con lo poco que quede (es decir, hasta que estos recursos sean tan escasos que nadie pueda pagarlo, solo ellos).

Y entonces, solo entonces, valoraremos de verdad todo lo que nos regalaron durante tanto tiempo, lo que tuvimos siempre al alcance de la mano y no fuimos capaces de cuidar.

Pensábamos que la oferta era ilimitada, para toda la vida, pero no leímos la letra pequeña: solo hasta fin de existencias.

#ydelasbuenas #Ecología #Biodiversidad #MedioAmbiente #FrasesPositivas #Instacool #FraseDelDía #RedesSociales #SocialMedia #MentePositiva #lavida #Inspiración #Reflexiones #PensamientoPositivo #ActitudPositiva #Optimismo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *