REBOBINANDO.

Se trataba de no tener que ver toda la película de nuevo, sobre todo porque había escenas que no te gustaban.

Ahora es muy sencillo. La tecnología digital me permite volver exactamente a la escena que quiero ver de nuevo.

El siglo pasado este proceso era muy complicado. Tenías que calcular el regreso al pasado viendo cómo adelgazaba la parte derecha de la cinta mientras engordaba rápidamente la parte izquierda.

La única ventaja era que podías hacer replay antes de que finalizase la película, y alargar un ratito más la experiencia.

La desventaja era que volvías a ver las escenas que ya habías visto. Y así no avanzabas.

La pregunta para hoy es: partiendo de la base de que a todos nos gustan los estrenos, ¿prefieres volver a ver la misma película de nuevo o desconectar y no ver absolutamente nada?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *