INSERT COIN.

Pagar para seguir disfrutando, para que la diversión no termine nunca.

Primero nos involucramos en la historia. Nos dejamos seducir por nuestro papel como desarrolladores de juegos.

Comenzamos con un rol secundario, nos convertimos después en protagonistas y llegamos a ser super-héroes, preparados para salvar a nuestra imaginación en peligro.

Justo en ese momento aparece un mensaje en la pantalla: INSERT COIN.

Las dos palabras parpadean durante unos segundos, advirtiendo del peligro de que termine el juego.

Captamos el mensaje y buscamos el dinero. Tenemos claro que cuantas más monedas, más diversión. Y si no las tenemos, las pediremos prestadas.

Haremos cualquier cosa para evitar que se termine. Pagaremos lo que nos pidan. Al fin y al cabo, sabemos que está en juego nuestra felicidad.