INFLUENCIANDO VOY.

influencers

No tengo nada contra los llamados influencers. Al contrario, pienso que es una actividad que requiere unas cualidades que no están al alcance de todo el mundo.

Influencers ha habido siempre, al menos desde que existe la comunicación comercial y mercados llenos de anuncios y anunciantes en busca de adeptos para sus productos.

Pero los de antes no cobraban por tener seguidores y su nivel de interacción se medía exclusivamente en ingresos para el anunciante o la marca a la que representaban.

Ahora se ha convertido en una de las profesiones con más futuro, al menos para los jóvenes que quieren ver como su autoestima y su habilidad para conectar con una determinada comunidad logran lo que muchos de ellos ven como ingresos automatizados.

Como si no hubiese que trabajar. Como si el dinero llamase a tu puerta cada mañana simplemente porque en tu tarjeta de visita pone ‘Influencer’.

Porque también aquí la realidad supera la ficción. Y que te otorgen la categoría de influencer no significa que se acaben tus problemas. Al contrario, puede ser la entrada al tunel del terror, un laberinto en el que no sabes qué va a suceder mañana si la red social de turno cambia el algoritmo o te cierra el perfil porque no estás respetando las normas de la comunidad.

Así que no me voy a dejar llevar por mi ego, porque él si necesita ser influencer 24/7, que le siga, que le escuche e interactúe con él regalándole likes sin parar.

Y aquí, como en los anuncios de bebidas alcohólicas, voy a tener en cuenta los riesgos y voy a recordarme a mí mismo que debo publicar siempre con responsabilidad, manteniendo unos hábitos de influencia saludable.

Por si acaso, no vaya a ser que dentro de unos años escriba aquí contando mi experiencia como ex-influencer.

#ydelasbuenas #influencer #redessociales #copy #mentepositiva #marcapersonal #frasespositivas #ilustración #frasedeldía #motivación

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *